lunes, 1 de febrero de 2016

Shuffle!

Mis auriculares pesan cerca de 170 gramos, un chingo de almas humanas, no quiero hacer la división, no me importa, según a los 20000 Hertz uno deja de oír los sonidos externos, cuando estés checando las especificaciones en la tienda busca la leyenda Noise-cancelling, a eso se refiere, para que no te pase como a mí y te mire feo la morrita, cuando le respondas a su pregunta: ¿te puedo ayudar en algo? –Sí, ando buscando unos audífonos que me dejen sordo-, no me importa nada vieja… 
To to to todo es igual, todo regular y no me importa la noticia ni lo que pueda pasar (yeah), no veo nada que no pueda realizar, el solo verte a los ojos me hace sentir real y después de todo que más puede pasar, esta onda de choque me aturde y me hace pensar en los días que me esperan, en las noches sin estrellas, en las cosas que no llegan cuando esperas de más y luego llegas tú, solamente tú y te ves tan transparente fuera de lo normal, casi irreal espectacular y aunque trato de entenderlo no lo puedo asimilar jamás y mis manos me comienzan a sudar y luego mi mente se pone a volar, let's go! 
Ahí te interrumpe ¡siempre! alguien, al parecer cuando te ven disfrutando más de la canción es cuando a alguien se le ocurre que sería buena idea preguntarte algo, ya no salgo sin mis lentes oscuros, un libro, los audífonos, estoy asqueado, hay muchas cosas que no me importan, solo quiero oír las rolas de Tame Impala a todo volumen, sentir el bajo en los huesos, sonreír, tocar todos los instrumentos imaginarios, sin importar como me mira el de junto, ahí vengo recordando esa vez que quedamos en vernos, tenías más dudas que yo, resultaste más paranoica y más divertida también, cambio de planes, me dejaste con las ganas, la mejor forma de ver una película aburrida fue contigo, muchas risas, te tenías que ir, te llevaste el soundtrack del recuerdo, lo dejamos para la otra, no te dejaste tomar una foto, un continuara que se sigue alargando, descubrimos el sexting desde antes de que alguien lo nombrara así, recuerdo tu sonrisa, tus promesas, tus manos, ahora vives en otra ciudad, casi no coincidimos, alguna vez te hable, tu susurrabas, era noche, no querías despertar a nadie, nos mandamos mails, intercambiamos canciones, las cosas que haríamos si estuviéramos más cerca, si no existieran esos límites, esos miedos, ¿para cuándo mi post?, me preguntaste, extrañas esas entradas que salían de vez en cuando, extrañamos saber del otro, nos recomendamos pelis, te veo conectada, me emociono, te escribo, no respondes, me escribes, me sudan las manos, te escribo, me lees, sonrió, te leo, pasan días hasta que vuelvo a ver tu emoji, tu foto de perfil, tu apodo, tu comment, tu ultima conexión, ¿Qué estarás haciendo? 
Ojala y me mande una de esas fotos que me laten, o nos desvelemos jugando, taládrame la oreja, no es alcoholismo es defensa propia, se tiene que oír la distorsión, que se sientan los graves, hasta que tiemble el cuerpo, el volumen en lo más alto es lo que recomiendo para dejar de pensar. Si señora aquí me bajo, hija de puta me interrumpió en lo más bueno, menú, música, ahora suena, repetir canción, ¡súbele! 


Yobailopogo!
-De ti y de mí -

4 comentarios:

CarlosMxAx dijo...

regresaste como antaño
con tus textos melancólicos pero esperanzadores
espero que este febrero sea bueno
saludos
Feliz lunes...

Vale dijo...

Que triste me haces

Shirayuki mizore dijo...

Casi muero, hoy volvi a reir.....
Las pelis aburridas som mejor a tu lado...
De ti de mi....

la MaLquEridA dijo...

Me recuerdas a mi hija cuando llega. Trae los audífonos puestos con un volumen tan alto que puedo identificar la melodía que escucha.