martes, 25 de febrero de 2014

Donde habitan los ángeles

 Donde habitan los ángeles - Claudia Celis (2010) 



Pequeño libro que te lo lees en una tarde sobre la vida de Panchito y el reflejo de muchas historias parecidas de nuestro México en el que muchos niños se van a vivir con sus abuelos que terminan siendo las verdaderas figuras paternas.

Cuando una persona ha significado mucho en nuestras vidas, para bien o para mal, y se ha ido, no debemos tratar de encerrarla en el olvido porque el olvido tiene una puerta que se abre cuando menos lo esperamos y nos lanza los recuerdos como caballos salvajes que nos patea el alma. Aprenda a domar el recuerdo. Los recuerdos domados no lastiman... Supongo que algo bonito, digno de recordar, le habrá dejado....

La escritora nos entrega uno de esos dramas en los que en verdad se te hacen nudos a cada rato, pues lealo quien quiera se los dejo en pdf por si gustan conocer más sobre un chico que se la pasa perdiendo a gente que ama a lo largo de su vida, aguas, puede ser golpeador.


Yobailopogo! 
-por estar esperando a los de a caballo se les fueron los de a pie-

8 comentarios:

fanntine dijo...

Se lee una buena historia corta,voy a buscarlo. Gracias por la recomendación reptilio

Alma Ruiz dijo...

Ay no sé... yo tan corazón de pollo y también viví con mis viejitos... no lo sé...

Lo pensaré

Saludos Repti! :D

reptilio dijo...

fanntine: ahi deje el pdf ojala que te guste

Alma Ruiz: aguas esta pegador

daniel alonso dijo...

La neta prefiero millones de veces los libros que recomiendas reptilio a tener que leer "padre rico, padre pobre" solo para cumplir con la escuela.

Baah! dicen que aveces los huevos no son al gusto, el gusto es ahuevo. En fin, termino con mi mamada de tarea y me chuto este.

Saludos.

reptilio dijo...

chido daniel

pronto mas reseñas este año si me puse a leer

TeReSa dijo...

No encontré el link del PDF...

Salu2!!

la MaLquEridA dijo...

Lo leeré ahorita que tengo tiempo.
Gracias

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

Ni modo man, así es la vida; alguna vez alguien llorará por nosotros, tal vez.