lunes, 9 de abril de 2012

Adiós, Madrid PIT II (1993)




Con ustedes la novena novela de la saga Belascoarán Shayne






Adiós, Madrid, es una expresión aprendida por nuestro detective para afirmar que ya no hay marcha atrás, que no hay retorno, que esto se acabo. Que hay un gran desmadre. C'est Fini.

Curioso el modo como de a poco en poco la capital del país se fue adentrando tanto en el personaje que termino formando parte de su personalidad, de su carácter, en las primeras novelas uno podía imaginarse el caminar por las calles del DF junto a él, ubicarse por medio del tiempo, en las distancias entre ciertas calles, reconocer algún parque, un restaurant, un bar, una cantina, mientras que en las últimas tres novelas se fue alejando a la frontera, luego a un pueblito olvidado por el tiempo, y ahora de plano a otro país. Es ahí cuando nos damos cuenta de lo lejos que estamos de casa, cuando uno no reconoce el significado de ciertas palabras, el caló nos dificulta comprender las leyes y códigos que rigen a la sociedad en donde se anda y peor aún, cuando se “regresa” a la ciudad que es tan diferente a aquella que nuestra mente ya visito anteriormente por medio de tantos recuerdos, anécdotas, ilusiones y deseos, lo que ocasiona una terrible decepción y una melancolía a tal grado de extrañar y comparar cada esquina que se visita con la imaginada. Debido a los paranoicos ataques de chilanguismo: “Y luego vaga por callejuelas empedradas tratando de encontrar cosas que no están ahí; porque si algo tiene la memoria ajena es que es acróbata y se le esconde al que la pierde, se le hurta al que no la tiene”.

Al inicio Taibo II aclara que no estaba tan seguro entre publicar o no esta historia, en donde el detective se encuentra en Madrid buscando a la persona que al parecer está negociando con el pectoral de oro de Moctezuma. A petición de su amigo el encargado del Museo de Antropología. Y uno se da cuenta de que tiene toda la onda de una miniserie para tv, con escenas cortas, hasta te da la impresión de ver el cuadro negro que indica que se va a pasar al corte comercial para brincar de un capitulo a otro mientras se une la historia.

Es una novela muy cortita 119 páginas, uno la puede leer dos veces con pausas en una misma tarde, afortunadamente se aclara que es probable que tengamos aun por ahí muchas aventuras más, pero mientras el detective se va a un descanso. “Las novelas tienen la longitud que quieren tener, y poco puede hacer uno, a riesgo de destruirlas, para arreglar el asunto”. Pues ahora si ya no más nos queda uno, como los puerquitos. Como siempre ya depende de ti si te pierdes lecturas tan chidas como esta novela.






Yobailopogo!
-Leo muchas novelas policiacas y conozco a muchos cabrones, 
de tal manera que se estimula mi imaginación-





7 comentarios:

Liova dijo...

... HOLA!!!! Festivo por aquí!!!
Una expresión muy peculiar que alude a Madrid!!!! nunca la había escuchado como tampoco sabía de la novela. Habrá que interesarse más por ella!!! Tiene buena pinta lo que cuentas!!!! Besos españoles!!!

La Basket Case dijo...

guaaaaaa....... hace mucho que no leo novelas policiales... voy a ver si la puedo bajar de internete...

Saludos y buena semana Reptillo!

NaTali dijo...

tengo varios de esa saga, pero crees que deba leerlos conforme van saliendo o me puedo saltar??

Este se me antoja

Beso

la MaLquEridA dijo...

No has pensado en vender toda la saga? Asi se rolarían para los que no los encontramos. La compro!

Smareis dijo...

Maravilhosa sua postagem.

Desejo que sua páscoa tenha sido excelente.
Uma ótima semana!
Abraços!

LAGARTO dijo...

dios bendiga al porno y ami mente cochambrosa

reptilio dijo...

Liova: como todo lo de Taibo altamente recomendable

La Basket Case: creo que si las hay, suerte

NaTali: lo mejor seria leerlas en orden chica para que no te saques de onda con los cambios*

la MaLquEridA: no inventes estan en todas las librerias neta que si

Smareis: gracias por la buena onda como siempre chica

LAGARTO: hahaha a huevo


yobailopogo!