jueves, 26 de febrero de 2015

¿Por qué la ventana? ¿Por qué te sentaste junto a mí?



 ¿Estás bromeando? Soy la única persona en el avión que te ha apoyado.  
Me has mentido todo el tiempo. Me has mentido a mí desde que abordaste.
 ¡Dios mío! ¡Está bien! Hace 7 años mi corazón falló, y estuve muerta 43 minutos.  Aneurisma del cayado aórtico.  Lo trataron de arreglar, pero cuando desperté... me dijeron que no tenía arreglo... y que un día me iba a fallar de nuevo y me moriría.  Está bien, porque todos nos vamos a morir un día... y nadie sabe cuándo va a ser, ¿cierto? Pero cuando vuelo, que es con frecuencia... me gusta mirar por la ventana en vez del asiento de enfrente o una mesa plegable porque "un día" puede ser hoy.  ¿Por qué te gusta el pasillo?  Patán. 
Un segundo.  Toma.  Déjame servirte una bebida de verdad.  
Gracias. 
Perdóname.  Odio volar.  
¿De verdad?  A mí siempre me ha gustado. Seis horas en el mismo lugar, inalcanzable.  Nada que hacer, solo estar presente.  No tienes control. El control es una ilusión. No existe el control de nada.



Yobailopogo!
-Necesitas oír esto-

3 comentarios:

Cristian Macias dijo...

basicamente el control es una ilusion... me recordaste a como empieza una peli mexicana, solo que en el guion de presentacion una persona pide pollo y la otra res y no volvieron a cruzar palabra en todo el camino.


Un abrazo, lleno de aires de control.

Carlos MxAx dijo...

no existe el control
nos domina el caos
creemos que tenemos todo bajo control
pero no s cierto...

saludos!

la MaLquEridA dijo...

Me recordaste la anécdota mil veces contada de cuando viaje a Oaxaca, por la ventanilla vi que algo nos seguía. Así un buen rato hasta que me di cuenta era el ala del avión, ¡Toing!