lunes, 3 de marzo de 2014

Pequeños actos de desobediencia civil (1996)


Pequeños actos de desobediencia civil - Fabrizio Mejía Madrid (1996) 


Ya saben que acá somos fans de Fabrizio Mejía Madrid y este librito es una de esas joyitas que desde cuando quería releer, ¿qué se les puede decir de México sin faltar a la verdad, pero sin asustarlos? El lugar más surrealista del planeta, este país tan lleno de desigualdades. El libro esta dividido en cinco partes y cada una de ellas con sus respectivas reseñas relativas a lo que se vivió de 1982 a 1995. Los ochentas, conocer a un expresidente, relatos sobre Insurgentes, la modernización, el nuevo encantamiento y la patria bajando la escalera.

Tratar de olvidar es quizás la tarea más compleja a la que se enfrenta el expresidente en un sistema autoritario y centralista como el mexicano. Pero es casi imposible. Las imágenes del poder rondan sus cabezas cada vez que viene el sueño

La anécdota de la calle de Niza te pone piel chinita, así como la de la despedida de una pareja que pudo ser y no se supo más. Hay una gran oda al cigarro y el arte de fumar que seguro a los viciosos les va a encantar. Los lugares clásicos del cine del que soy fan y me identifico plenamente. Una visita a Tijuana. El negocio de Regina y la nueva mexicanidad, la nueva religión que parece partido político y se nutre del secreto del 68 para lucrar con señoras aburridas de Polanco. Como se relaciona el penacho de Moctezuma con los pretextos para ir a celebrar al ángel y lo que era el spam en los tiempos del fax. La importancia del fútbol mexicano, poder distinguir a los pobres y los ricos, la política de colonia, la realidad social que no cambia y la experiencia de viajar en metro sin dudas uno de mis libros favoritos ;D

Muchos sentimos que la nación nos debía el cumplimiento de las monumentales promesas de su mitomanía.

Desde ya les aviso que se vienen varias entradas relacionadas a esta reliquia que en verdad me alegra tener conmigo y de la que se siguen acumulando anécdotas. Ojala la encuentren ustedes también y les guste tanto como a mi.


Yobailopogo!
-Copilco quiere decir en náhuatl,
 "lugar de fotocopiadoras"-

7 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Voy a leerlo, el otro me gusto.

María dijo...

Oh! REPT vengo corriendo a nado desde el otro lado del Atlántico ( no de Madrid-como tu autor-, poquito más al oeste... desde Galicia:-) para suplicarte me perdones lo abandonadas que tengo mis visitas a este estrambótico universo tuyo del blog donde por razones ajenas a mi voluntad hace siglos que no pisan los pies de mis letras, pero ya que he caido en esta entrada en la que recomiendas un libro que ya te he leído en otras ocasiones recomendar, prometo solemnemente buscar y cuando lo haya conseguido zampármelo a tu salud, debo decirte en honor a la verdad que mi lista de libros es tan grande que es posible que a este tuyo le toque en mi tercera reencarnación jajaja pero aunque me toque leerlo en forma de vida vegetal mineral, lo recordaré igual que ese beso tan precioso tuyo interminable que me dejaste y que e venido corriendo a devolverte, tarde mal y arrastras pero con todo el cariño, mi querido mejicano enseñador de palabras ¡¡chido!! ;))

Muuaaaaaaaaaakks!! felices carnavales ¿en México tenéis carnaval verdad? estás a un salto de Rio de Janeiro así que a ritmo de samba te quiero ver disfrutando ahí en tu Jalisco si no puedes volar.. que sí que puedes ya ves yo cómo lo hago :))


Perdón, a ver si a partir de ahora no tardo tanto en volver jo! es que tengo una alas enclenques que a veces no me funcionan bien y vuelo despacito:))

María dijo...

"He venido" con H que con las prisas y mi descerebre he perdido por le camino jajaja otro perdón más a sumar al resto... me estoy coronando yo solita jajajaja


Otro besos más para compensar tanto desastre mío:))

Alma Ruiz dijo...

No es mi estilo... pero igual le doy un vistazo :)

Aseret dijo...

No se me antoja, pero mientras no sea de la histérica de Emmi y el mamerto de Leo, tiene chance de ser leído por mí.

Salu2!!

fanntine dijo...

Se lee bien, lo voy a buscar.

Pherro Chafirete Ruletero dijo...

Ahora ya tengo una larga lista de libros pendientes de leer; valgo madres.